中文
Українська
Türkçe
Svenska
Српски
Shqip
Slovenščina
Slovenčina
Русский
Română
Português
Polski
Norsk (bokmål / riksmål)
Nederlands
Myanmasa
Latviešu
Lietuvių
한국어
ქართული
日本語
Italiano
Íslenska
Bahasa Indonesia
Հայերեն
Magyar
Hrvatski
Galego
Gaeilge
Français
Suomi
فارسی
Euskara
Eesti
Español
English
Ελληνικά
Deutsch
Dansk
Cymraeg
Česky
Català
Bosanski
Български
Беларуская
العربية
APRICOTSFOLLAMOS EN LA PRIMERA CITA

Los clasificados, el puterío y la censura

16/3/2016
Behind the obscene: Los clasificados, el puterío y la censura

Los clasificados del periódico son un lugar maravilloso. Leerlos es como descubrir un mundo paralelo en el que gramática y sintaxis no existen y a la creatividad no es que se llevo mucho. Sin embargo, lo que no falta es un montón de gente de todo tipo que los lee y, claro, a nosotros nos gusta estar donde hay mucha gente. Por lo tanto, cada semana nos encontraréis en los clasificados de La Vanguardia y de El Mundo Deportivo (versión escrita, por supuesto), intentando destacar más de cuanto lo hacen los anuncios del fascinante mundo paralelo, pero nosotros de forma inteligente.

Lo que pasa es que no siempre podemos destacar como nos gustaría, porque hay una cosa que gravita constantemente sobre estos tipos de contenidos: la censura. Estamos tan acostumbrados a ella que hemos tenido que aprender a autocensurarnos, así le quitamos trabajo a la Santa Inquisición.

He aquí tres ejemplos de anuncios que nos han censurado o que hemos tenido que censurar nosotros, bajo la amable solicitud de esta gente.

Campaña Huevos

En lugar de “Confía tus huevos a manos expertas” el responsable de contenido habrá leído “Somos más putas que las gallinas”, porque si no, no se explica el porqué de esta censura. ¿Acaso ellos nunca comen huevos, con lo multivitamínicos que son? En Apricots, aparte de zamparnos muchos huevos, también nos preocupamos de cuidarlos con cariño y respeto y lo más correcto es que todo el mundo lo sepa. Que alguien se lo comente a esta gente, por favor.

campaña_huevos

Campaña Cuánto hace

“¿Cuánto hace que una chica no se te sienta en la cara?” no es una forma indirecta de animar a un hombre a que le ahoguen. Desafortunadamente los amigos de la Santa Inquisición pensaron que estábamos instigando al suicidio, no al amor y al placer. Al final tuvimos que recortar el copy, que se quedó rancio como ellos: “Hace cuánto tiempo que no…”.

campaña_hace cuanto

Campaña Primera cita

“Follamos en la primera cita” está muy mal, antes es necesario casarse. Hubiéramos tenido que escribir un copy más tierno, rollo “En la primera cita damos sólo el culo”, que queda decididamente mucho más cristiano-apostólico. Pero no, al final no tuvimos otra opción que pedirle a nuestra abuela que redactara ella el texto. Su propuesta fue “Lo hacemos en la primera cita”. Gracias abuela por mostrarte tan abierta y fresca. De mente, claro.

campaña_primera cita

El pasado 12 de marzo se celebró el Día Mundial contra la Censura en Internet. España, por suerte, no está en la misma situación que otros países donde se priva el acceso a la información independiente. Aquí molestan sólo los anuncios de contenido sexual, aunque luego se permita a las grandes marcas de utilizar el cuerpo femenino como reclamo de venta para cualquier producto: colonias, lencería, coches y un largo etcétera. Según el informe del Observatorio de la Imagen de la Mujer (OIM), uno de los criterios que determina el sexismo en los contenidos es el de utilizar el cuerpo femenino como un reclamo o un objeto sexual, pasivo y al servicio de la sexualidad del hombre. Pues, Apricots raramente utiliza el cuerpo femenino para anunciarse; nosotros preferimos utilizar el poder de la palabra, con humor e ironía. Lamentablemente esto molesta más que un culo o unos pezones.

Comparte

Y tú, ¿qué opinas?

Muchas gracias por enviarnos tu comentario. Prometemos echarle un vistazo en cuanto tengamos las bragas puestas.