中文
Українська
Türkçe
Svenska
Српски
Shqip
Slovenščina
Slovenčina
Русский
Română
Português
Polski
Norsk (bokmål / riksmål)
Nederlands
Myanmasa
Latviešu
Lietuvių
한국어
ქართული
日本語
Italiano
Íslenska
Bahasa Indonesia
Հայերեն
Magyar
Hrvatski
Galego
Gaeilge
Français
Suomi
فارسی
Euskara
Eesti
Español
English
Ελληνικά
Deutsch
Dansk
Cymraeg
Česky
Català
Bosanski
Български
Беларуская
العربية
APRICOTSFOLLAMOS EN LA PRIMERA CITA

¿Por qué somos infieles?

13/9/2017
Behind the obscene: ¿Por qué somos infieles?

Según varios estudios de prestigiosas universidades que no conoce nadie, numerosos blogs de mierda y serios periódicos digitales en búsqueda de un click, el verano es la época del año con más infidelidades. Entre las razones que se mencionan están los viajes con amigos, las fiestas y la poca ropa en la playa.

Cariño, ambos sabemos que tu cuerpo serrano moldeado a base de cañas y ensaladilla rusa no es motivo para que a tu pareja le de un ataque de celos.

Hay mil situaciones y razones que nos incitan a poner los cuernos, así que deja de leer tonterías en Internet. Fin del artículo.

No, es broma. Según el CIS el 20% de hombres y mujeres de España han admitido haber puesto los cuernos a su pareja. ¿Cuáles son las principales causas de la infidelidad?

  1. La no aceptación de la monogamia.

    Cuando le prometiste fidelidad eterna, ¿estabas seguro de que ése era el único coño o pene que querías comerte el resto de tu vida? Una cosa es el amor y otra, el sexo. Y sí, el sexo con amor es lo más de lo más. Pero digo yo, que si tu pareja tiene los pechos pequeños y un día puedes meter tu cabeza entre dos tetazas también te sentirás el rey del mundo, ¿no? No por el tamaño, sino por la novedad.

    Por eso, te recomiendo que antes de prometer fidelidad te plantees si eso es para ti. La Inquisición fue abolida en 1813 y en 2017 existen cosas como las parejas abiertas o el poliamor. Si quieres saber más sobre el tema, lee la entrevista que le hicimos a Anahí Canela, aunque aviso: hay que estar preparado/a y pactar las reglas con tu pareja.

  2. Poca imaginación en la cama.

    No me cansaré de decir que no hay que tener tapujos ni prepucios prejuicios en el sexo. Cómprate un consolador y méteselo a tu marido por el culo, deja que te coma los pies, montad un trío, probad el sexo tántrico, mirad porno juntos, intenta sacarle un squirting o deja que se corra en tu cara. Hay mil maneras de follar, pero si sigues con la postura del misionero, no me extraña que tu pareja se busque una ama BDSM.

    Aunque odie esta película, tengo que reconocer que, además de darle muy buenas ideas a mi madre, hizo lubricar a mi abuela.
  3. Falta de cariño.

    La infidelidad no es solo cuestión de sexo, también se da por el déficit afectivo. Dale un beso cada día al llegar a casa, cómele el coño, escúchala, trágatelo, hazle un masaje... pero sobre todo: habla con él o ella y mantén su autoestima alta.

  4. Las aventuras son divertidas.

    Si cumples el punto 3 de esta lista, seguramente una aventura te dará un chute de adrenalina. No me trago la teoría de la media naranja, y mira que yo soy de tragármelo todo. Hay veces que tienes una conexión momentánea con alguien y no quieres dejarlo pasar. Al final, seguramente descubrirás que la estabilidad que te da una pareja es mucho mejor que volver a sentirse un/a quinceañero/a. Pero mira, el polvo ya lo habrás echado.

  5. Venganza

    Llegamos a la peor de las causas de la infidelidad: la rabia. Por favor, antes de crear más mal rollo, dejadlo. Si tu pareja te ha engañado, el tiempo la pondrá en su sitio, lo dice el Karma. También lo dice Jesucristo: si te dan una bofetada en el culo, pon la otra nalga, ¿quién sabe?, quizás así empieza una buena sesión de spanking.

    También lo dice Gandhi: ojo por ojo y acabaremos todos sodomizados.
  6. No sentir amor por tu pareja

    Recuerda una cosa: amor no es lo mismo que enamoramiento, es normal que la intensidad romántica y sexual de los primeros años vaya menguando. Pero si tu pareja ya no te importa, si ya no sientes amor hacia ella, acabarás buscando algo fuera. Aunque no la quieras, tendrías que hablar antes de empezar una relación abierta de forma unilateral.

¡Vaya! ¡Qué cuqui me he puesto con este post! Parece que no sea la misma persona que hace unos meses te quería vender una colcha squirteada. En el próximo post hablaré de guarradas, I promise.

Comparte
2 comentarios
Acabo de descubrir vuestra web, y me entusiasma vuestra forma de pensar! Gran articulo!
Ene
18/9/2017
Cada vez me siento más contenta de haberme enrolado en vuestro mar de verdades! Ya no me siento una extraterrestre por mi forma de pensar y/o actuar. Gracias!
Milo
13/9/2017

Y tú, ¿qué opinas?

Muchas gracias por enviarnos tu comentario. Prometemos echarle un vistazo en cuanto tengamos las bragas puestas.