中文
Українська
Türkçe
Svenska
Српски
Shqip
Slovenščina
Slovenčina
Русский
Română
Português
Polski
Norsk (bokmål / riksmål)
Nederlands
Myanmasa
Latviešu
Lietuvių
한국어
ქართული
日本語
Italiano
Íslenska
Bahasa Indonesia
Հայերեն
Magyar
Hrvatski
Galego
Gaeilge
Français
Suomi
فارسی
Euskara
Eesti
Español
English
Ελληνικά
Deutsch
Dansk
Cymraeg
Česky
Català
Bosanski
Български
Беларуская
العربية
APRICOTSFOLLAMOS EN LA PRIMERA CITA

¡Dadme unos pies!

20/5/2015
Behind the obscene: ¡Dadme unos pies!

Todo el mundo ha oído hablar de fetichismo y en caso de que no, aquí estamos nosotros para explicar qué es. En su definición general, el fetichismo consiste en la excitación sexual o tener un orgasmo a través de un objeto fetiche. Aquí cada uno tiene el suyo: desde una prenda de vestir, pasando por una parte del cuerpo, hasta un objeto; es decir, todo lo que no esté incluido en los cánones de la sexualidad tradicional en los que el placer está asociado directamente a los genitales. Los fetichistas con sus fetiches consiguen ponerse más cachondos que una mujer mirando un escaparate de zapatos.

Vamos, que el universo fetichista es tan amplio y variado que un post no sería suficiente para abarcarlo todo; por lo tanto éste será el primer post de una serie de contenidos dedicados a este tema.

En el episodio de hoy tratamos a una parte del cuerpo: los pies.

Acariciarlos, olerlos, besarlos, chuparlos o incluso masturbarse con ellos: ¿qué prefieres hacer cuando tienes a disposición dos bonitos pies sólo para ti?

El fetichismo de pies es una práctica erótica en la que todo el deseo sexual se concentra en la idolatría del los pies de otra persona. Los amantes del fetichismo ven al pie como otra fuente de placer, así como para muchos lo pueden ser dos tetas abundantes y prósperas o un buen culito redondo para azotar.

El sexo, como el mundo, es bonito porque es variado y por eso que a las chicas les encanta.

Muchos de vosotros, de hecho, prefieren un pie bien cuidado, con una piel suave, las uñas teñidas de rojo y unos taconazos de 12 cm para hacer trampling. Otros, sin embargo, favorecen un pie "natural", quizás un poco maloliente y pegajoso. Pero como hemos dicho antes, con que informes primero a la chica será suficiente para que pueda prepararse de la mejor forma. (puedes preguntarnos antes por teléfono)

Por lo tanto da igual que te guste el feet kissing, el footjob, el toesucking o el trampling, Apricots es el sitio al que tienes que ir para hacer realidad cualquiera fantasía que tengas con los pies.

¡A gozar!

Comparte

Y tú, ¿qué opinas?

Muchas gracias por enviarnos tu comentario. Prometemos echarle un vistazo en cuanto tengamos las bragas puestas.