Loading color scheme

Consejos de las chicas para una cita perfecta

Tanto si es tu primera vez con una prostituta como si para ti visitar un puti es como ir a comprar el pan, unos buenos consejos para ir de putas nunca vienen mal. Especialmente si son las propias expertas las que los dan. Dar, recibir, dar, recibir... de eso se trata la comunicación.

Las chicas de compañía de Apricots han elaborado el decálogo de la cita perfecta. Esto es lo que te sugieren:

  • La educación nos pone mucho, muchísimo. Cuanto más respeto muestres y más caballero seas, más animadas estaremos y más cariño tendrás.
  • La videncia no es nuestro fuerte, por lo que te recomendamos hablar. Pide por esa boquita lo que te gusta y pregunta lo que nos gusta a nosotras. No todas las chicas hacemos todos los servicios y no por esto dejamos de ser profesionales, simplemente cada una decide hasta dónde quiere llegar.
  • La limpieza nos excita muchísimo, y no nos referimos a ir engominado y perfumado. Por favor, lavado de bajos completo previo y nosotras repasamos sobre limpio.
  • Drogas y alcohol en su justa medida. Ya no eres un teenager para pillarte esos pedos inhumanos.
  • La agresividad finalizará la cita automáticamente.
  • ¿Te imaginas discutiendo con una máquina de tabaco para que te dé el paquete antes de meterle monedas? Por favor, paga siempre antes del servicio.
  • No negocies ni el precio ni el tiempo, no estamos en un mercadillo.
  • Nosotras tenemos condones y los usamos siempre. No discutamos en la cita sobre este tema porque no es negociable.
  • Si un día nos encontramos por la calle, no te preocupes, no te saludaremos ni nada parecido: nunca nos hemos visto, ni nos conocemos. Te pedimos, por favor, que tú hagas lo mismo, ya que muchas nos dedicamos a esta profesión a escondidas de nuestras familias. Para nosotras la intimidad y la discreción también son muy importantes. Lo que tuvimos juntos, siempre será nuestro secreto inconfesable.
  • Por si te has distraído en el punto 2, volvemos a repetir la importancia que tiene la comunicación: cuanto más hables con nosotras, más podremos saber cómo hacerte feliz y tú cómo hacernos felices a nosotras. Pregúntanos cosas como éstas: ¿Qué te gusta? ¿Cómo te gusta? ¿Estás bien? ¿Puedo hacer esto? ¿Te gusta que te llame ****? ¿Prefieres que vaya más lento?