中文
Українська
Türkçe
Svenska
Српски
Shqip
Slovenščina
Slovenčina
Русский
Română
Português
Polski
Norsk (bokmål / riksmål)
Nederlands
Myanmasa
Latviešu
Lietuvių
한국어
ქართული
日本語
Italiano
Íslenska
Bahasa Indonesia
Հայերեն
Magyar
Hrvatski
Galego
Gaeilge
Français
Suomi
فارسی
Euskara
Eesti
Español
English
Ελληνικά
Deutsch
Dansk
Cymraeg
Česky
Català
Bosanski
Български
Беларуская
العربية
APRICOTSFOLLAMOS EN LA PRIMERA CITA

Trucos y posturas para tener el mejor sexo en la ducha

28/11/2018
Behind the obscene: Trucos y posturas para tener el mejor sexo en la ducha

Esta semana he practicado sexo en la ducha y no es como lo pintan en el cine. Y no me digáis que sí porque no os creo. ¿No os pasa que, cuando veis según qué escena en una película, os ponéis super cachondos y empezáis a fantasear? Eso es exactamente lo que me ocurrió.

El pasado fin de semana nos reunimos en una casa rural con un grupo de amigos y, como no paró de llover en todo el fin de semana, hicimos una maratón de cine de los noventa. Todas las pelis me gustaron, pero la que más me impactó fue “El especialista” de Sylvester Stallone y Sharon Stone, concretamente la escena en que ambos follan en la ducha. He practicado sexo en muchos sitios, incluso encima de una mesa de billar en un bar, pero todavía no había tenido la ocasión de hacerlo en la ducha. Y no podía dejar pasar la oportunidad de hacerlo.

Afortunadamente, dentro del grupo de amigos con los que pasábamos el fin de semana se encontraba la persona con la que me he enrollado con más frecuencia durante los últimos meses. Antes de acostarse, siempre toma una ducha de agua caliente para relajarse y poder dormir mejor, y cómo ya conocía sus hábitos, esperé el momento adecuado para sorprenderle. Al final, ya os podéis imaginar lo que sucedió, o a lo mejor no. La idea de follar en la ducha es apasionante y divertida, pero a veces la realidad no es como la ficción.

La ducha es un buen lugar para innovar en el sexo y salir de la rutina, sin embargo, en ocasiones puede ser peligroso, pero si lo probáis, seguro que vais a vivir una auténtica aventura. Por eso quiero compartir con todos vosotros varias situaciones que pueden ocurrir cuando follas en la ducha, y también, algunos consejitos para que no os hagáis daño.


Situaciones que pueden ocurrir cuando practicas sexo en la ducha

no resbalar

Agarraos fuerte
No hace falta que os diga que la bañera o la ducha puede entrañar grandes peligros, ¿quién no se ha resbalado alguna vez en la bañera? Las estadísticas no mienten, en España se producen 280 accidentes domésticos por hora y, de ellos, 27 son caídas por resbalamiento. Esto no quiere decir que todas sean en la bañera, pero alguna habrá.

En mi primera experiencia intentando follar en la ducha me resbalé, pero ya he tomado todas las precauciones necesarias por si hay futuras ocasiones: compré una alfombra antideslizante. Además, os recomiendo instalar un asidero, estas barras de soporte os ayudarán a sujetaros mientras folláis, incluso os servirán para probar nuevas posturas. Yo he instalado una barra en mi casa que también me sirve para apoyar la pierna cuando me depilo. Pero sobre todo, recordad: en el sexo, la seguridad es lo primero.

evitar el agua fría

Agua fría
No sé vosotros, a mi me gusta el agua muy caliente cuando estoy en la ducha, si sale un poco fría o tibia, grito, y no precisamente de placer. El agua mejor dejarla graduada antes de entrar en la ducha, sino ya te puedes imaginar la escena: “Cariño, un poco más caliente, ahora un poco más fría.” Esta situación te baja la libido. Por no mencionar los calentadores en los que el agua caliente se gasta muy rápido. Por eso es muy importante graduar el agua antes de entrar en la ducha.

evitar el chorro en la cara

Chorro de agua en la cara
A no ser que tengas una alcachofa de ducha super grande, no cabréis los dos debajo del chorro. Seguramente uno sufrirá el chorro en la cara más que el otro. Qué bonito parece en las películas, pero a mi se me venía el pelo en la cara, el agua me entraba en la boca. Intenté realizar una mamada pero con el chorro de agua parecía que me ahogaba. Un drama.

espacio adecuado

Poco o mucho espacio
No todo el mundo tiene la suerte de disfrutar de un jacuzzi en su casa, la gran mayoría de personas tenemos duchas pequeñas o bañeras. Un amigo me contó que en una ocasión quedaron enrollados con la cortina de la ducha, y una amiga, que de tanto agarrarse en las cortinas se les cayó la barra en la cabeza. Mi experiencia fue en una ducha pequeñita, con las embestidas quedé presionada contra la pared de azulejos y frías baldosas. Seguro que alguna vez habéis rozado una baldosa con vuestro culo al entrar o salir de alguna bañera; si no, probadlo, veréis que sensación.

usar jabón

Uso del jabón
El jabón puede ayudaros con los preliminares, vuestras manos deslizándose por todo el cuerpo realizando unos masajes sensuales, pero cuidado con que no os entre en los ojos, no hace falta que os diga que el jabón escuece bastante, ¿verdad?

lubricar

Poca lubricación
A la hora de tener relaciones sexuales en la ducha es importante usar un lubricante con base de silicona para ayudar en la penetración. Recuerda que el agua elimina la lubricación que produce vuestro cuerpo de forma natural, y podéis haceros un poco de daño sin quererlo. Esto lo aprendí en mi primera experiencia sexual dentro de una piscina.


Mejores posturas para practicar sexo en la ducha

No nos engañemos, practicar sexo en la ducha o bañera no es nada cómodo, pero tenemos que reconocer que tiene su morbo. Pero para que cuando follemos en la ducha podamos disfrutar y tener orgasmos como Dios manda, os comparto las que creo que son las mejores posturas para practicar sexo en la ducha.

sexo en la ducha
El cacheo integral
Los dos os ponéis mirando hacia el mismo lado, la chica delante y el chico atrás, el por dónde se la metáis ya es cosa de gustos. Esta postura es ideal tanto para el sexo vaginal como para el sexo anal. La persona que está siendo penetrada puede sostenerse con sus manos contra la pared de la ducha para tener un punto de apoyo o en el asidero que ya hemos mencionado. La persona que realiza la penetración es recomendable que no se emocione y no sujete a su pareja fuerte porque si uno resbala, el otro irá detrás. Os lo puedo asegurar.
El chorro mágico
Esta posición es perfecta para los hombres que tienen la polla optimista, las que miran hacia arriba. Los dos os colocáis frente a frente, la chica levanta una de sus piernas mientras él se la sujeta con su brazo y le introduce su pene, y ella, si quiere, puede descolgar la ducha y dirigir el chorro hacia su clítoris. No tendréis chorro por encima de la cabeza, pero seguro que disfrutáis.
Espalda brava
El mismo nombre lo indica, solo para los más valientes y los que tengan una ducha más o menos amplia. Es la postura de la película “El especialista”, el que sea más valiente de los dos se tumbará en el frío suelo. En el caso que el chico esté en el suelo, la chica le cabalgará, y si es la chica la que está en el suelo tumbada, será como el misionero pero en la ducha.
Cabalgando debajo de la lluvia
Quizás es una de las posiciones más cómodas. La persona que penetrará a su pareja se sienta en un taburete o banqueta de ducha y la persona penetrada puede sentarse de cara o de espaldas y dispuesta a cabalgar. Esta la probé y me sentí una auténtica vaquera cabalgando en un día de lluvia. Y si además follas con banda sonora de fondo, el placer es máximo.
Masturbación mutua
Si lo de practicar sexo con penetración en la ducha no es lo vuestro ya sea por la dificultad o por pereza, siempre podéis jugar a masturbaros mutuamente, también acabaréis disfrutando. Solo mencionaros que a mis amigas escorts de Apricots les encanta ducharse con vosotros mientras os masajeáis el uno al otro. ¿Hay mejor sensación que masajear unas tetas con jabón?

El mejor sexo en la ducha es el rapidito, una experiencia más intensa y apasionada, de esta forma evitaréis dolencias en los músculos que han realizado el esfuerzo, y saldréis menos arrugados.

Comparte

Y tú, ¿qué opinas?

Muchas gracias por enviarnos tu comentario. Prometemos echarle un vistazo en cuanto tengamos las bragas puestas.